Día de los Abuelos

DIA DE LOS ABUELOS EN MEXICO

El Día del Abuelo, también conocido como Día de los abuelos, se celebra en México cada 28 de agosto. Esta conmemoración nace para recordar la noble labor familiar y la influencia de estas figuras para con sus nietos y demás familiares.

Los abuelos son la más grande influencia de los niños y jóvenes después de sus padres, y en su mayoría, los abuelos son los impulsores de los valores en la sociedad.

 

El Día de los Abuelos se celebra cada año en México el 28 de agosto desde 1983, cuando se instauró oficialmente esta fecha en señal de reconocimiento por su gran labor en la familia y en la sociedad.

Antes de la formalización de esta conmemoración, ya existía la tradición de dedicar un día a los grandes del hogar. No se sabe muy bien a qué tiempo se remonta esta celebración. En cambio, hay tres versiones distintas sobre su posible origen.

Una de ellas señala que el 28 de agosto fue escogido durante el gobierno de Porfirio Díaz, en el que se celebraba en conjunto con la fiesta de San Agustín de Hipona.

Otra versión señala que la fecha se toma a partir de 1957, gracias a un congreso médico presidido por los doctores Manuel Pelayo y Guillermo Marroquín, quienes propusieron la fecha para el 28 de agosto.

La tercera versión, una de las más conocidas, le atribuye el mérito al locutor de radio Edgar Gaytán, quien en su programa “la hora azul” instituyó el 28 de agosto como día para dedicar a los adultos mayores.

Desde el año 1998 se instauró en nuestro país el día 28 de agosto como Día del Anciano. En cambio, esta denominación ha ido experimentando diferentes cambios con el fin de utilizar un lenguaje incluyente. En la actualidad, se conoce como Día Nacional de las Personas Mayores, pues esta designación incluye tanto a abuelos como abuelas, así como a todas las personas mayores que no son abuelos o abuelas.

El Día de los Abuelos no coincide en la misma fecha en todos los países. Generalmente, en aquellos lugares de cultura cristiana, este día se festeja el 26 de julio, aprovechando la onomástica de San Joaquín y Santa Ana, abuelos de Jesús. Pero, ¿Quiénes fueron estas personalidades?

La historia de los santos apareció por primera vez en el evangelio apócrifo de Santiago, por lo que se saben pocos detalles de sus vidas. Joaquín era natural de Nazaret, región de Galilea, y Ana procedía de Belén, región de Judea. Ambos eran descendientes del rey David.

En el Evangelio de Santiago se describe a San Joaquín como un hombre adinerado que tenía como costumbre regalar donativos a los pobres y necesitados en la sinagoga de Séforis, siendo admirado por su actitud piadosa.

De Santa Ana se recalca su cuidado en hacer obras buenas y por su esfuerzo en la virtud, según la tradición, fue estéril por veinte años hasta que logró concebir a María que sería la madre de Dios en la tierra.

La historia de Joaquín y Ana se encuentra narrada, además, en la Leyenda dorada, una compilación de relatos hagiográficos reunidos por el dominico Santiago de la Vorágine, a mediados del siglo XIII.

En las figuras de San Joaquín y Santa Ana se reúnen algunos valores más importantes de la cristiandad como la caridad, la solidaridad, la bondad y la esperanza. Al celebrar este día estamos honrando esos valores.

Actividades para el Día de los Abuelos

El día de los abuelos supone una oportunidad para festejar en familia y disfrutar de la compañía de los adultos mayores. Aquí te damos algunas ideas para sorprender a tus abuelos:

  • Organiza una comida familiar sorpresa.
  • Visita con ellos su lugar favorito.
  • Crea un álbum o vídeo recopilatorio con las fotografías más memorables.
  • Escribe una carta o poema en la que le demuestres tu afecto.
  • Prepara manualidades, tarjetas o algún detalle material con alguna dedicatoria.
  • Vean juntos su película favorita.

Existe una organización que se encarga de acercar a los abuelos con sus familias u otras familias que necesiten el cariño de estos bellos seres.

https://quierounabuelo.es/

Quiero Un Abuelo consiste en compartir tiempo y cariño entre mayores y niños.

Hay muchos mayores que no tienen nietos/as o los tienen lejos y no pueden tener la relación que les gustaría y mimarlos habitualmente. Además, los mayores suelen tener algo muy valioso: ¡su tiempo!

Por otro lado, hay muchos pequeños que se están criando sin conocer lo que significa tener un abuelo o una abuela, alguien que les enseñe a jugar a las cartas o hacer un pastel, que les cuente cómo se jugaba cuando no había maquinitas.

Nuestra labor es unir a esas personas mayores que les apetece tener cerca a unos pequeños en los que volcar su cariño y pasar tiempo con ellos, con esas familias cuyos pequeños no tienen la suerte de tener a sus abuelos/as cerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: